Martes, septiembre 28th, 2010 | Author:

Necesitarás
• Decapante.
• Alcohol.
• Lanilla de acero.
• Cepillo de púas metálicas.
• Tinte azul al alcohol.
• Barniz incoloro.
• Pintura blanca mate.
• Cera.
Algunas sugerencias
El resultado final de una pieza blanqueada
dependerá de la madera utilizada y, en el caso de que la tifias, del color del unte que hayas elegido.
Antes de trabajar sobre la pieza definitiva, haz pruebas
en una zona oculta o en un
trozo de madera igual. Los tintes no quedan igual sobre una madera clara, como el pino, que en una oscura como el roble.
1Frota la madera con un trapo impregnado en pintura blanca mate. Insiste en varías pasadas para que la pintura penetre en la veta. Mueve el trapo en círculos y en dirección contraria a la veta.
2Pasados unos minutos, retira la pintura sobrante frotando primero con un trapo fuerte o arpillera. Si no se quita del todo, humedece un poco el trapo con aguarrás, e inténtalo de nuevo.
3Una vez seca la pintura, para terminar y darle un bonito lustre, frota de nuevo con un trapo limpio de algodón y cera incolora. Deja secar el tiempo suficiente y, por último, sácale brillo.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in