Viernes, diciembre 17th, 2010 | Author:

Si la bici es nueva, al poco tiempo de rodar, las cubetas y bolilleros habrán hecho su “casamiento” y la tensión del tornillo y la tuerca central habrán cedido lo necesario.
Y si tenemos una bicicleta que ha cumplido algunos añitos, el óxido y el desgaste pueden andar haciendo de las suyas.
En cualquiera de los dos casos conviene prevenir y con ese sentido intentaremos hacer algunas sugerencias para el mantenimiento. Una dirección convencional no requiere de herramientas especiales más allá de un par de llaves comunes y por supuesto, algún conocimiento. Con la rueda delantera entre las piernas, firmemente sujeta, se afloja la tuerca y contratuerca de bloqueo de la dirección.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in