Jueves, julio 05th, 2012 | Author:

Lograremos 5 ventajas si protegemos los bajos.
Los bajos del automóvil suelen oxidarse con mucha facilidad. Para evitar tal inconveniente hay un remedio muy efectivo: limpiarlos a fondo previamente y protegerlos con una pintura especial.
Para proteger la zona inferior del automóvil de la acción del óxido caben dos posibilidades de aplicación del material protector: rociarlo con «spray» o aplicarlo a pincel. Ambos métodos consiguen los mismos resultados.
En primer lugar debe situarse el automóvil elevado sobre caballetes. Si se puede alquilar un cric hidráulico se trabajará bastante más cómodamente.
Con un cepillo metálico o una carda se elimina cuidadosamente toda la mugre y suciedad de debajo del automóvil. Hay que atacar especialmente los puntos oxidados, asi como eliminar los restos de aceite. Los bajos deben quedar totalmente limpios y secos. Si el automóvil tiene ya muchos puntos herrumbrosos hay que tratarlos primero con un antioxidante garantizado. Sólo a partir de este tratamiento previo se podrá aplicar el protector.
Si la rueda de recambio está emplazada debajo del maletero habrá que desmontarla y repasar igualmente esta zona con el cepillo metálico.
Por regla general, el protector de bajos consiste en una mezcla de elementos bituminosos y aditivos de material sintético, que proporcionan una capa estable y elástica sobre el metal.
Pese a su elasticidad, esta capa es sensible a influencias mecánicas, como, por ejemplo, los impactos de grávida. Por este motivo, bien vale la pena molestarse en comprobar cada otoño si se han desprendido partes del recubrimiento. De ser así habrá que proceder a su reparación inmediata.
Si la capa se aplica con cuidado y se repasan bien los bajos, se tendrá el vehículo .garantizado contra el óxido por muchos años.
Para la realización de todos estos trabajos se requieren unas tres horas. Sin embargo, el coste del material es casi prácticamente insignificante.
No debemos aplicar protector sobre los siguientes puntos: motor, cambio, depósito de aceite, árbol o cardán, tubo de escape, silenciador, amortiguadores, ejes, muelles, frenos y conductos de paso a los frenos, así como cualquier pieza móvil de la mecánica.

Categoría: Sin categoría
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in