Archivo para la Categoría » Bricolaje «

Martes, julio 31st, 2012 | Author:

Colocación del carril o barra.
Un carril para cortina se puede fijar directamente en el marco de la ventana siempre que presente una superficie suficiente para recibir los elementos de soporte del carril. Si el marco no resulta adecuado, se podrá fijar el carril en la pared o en el techo, sobre la ventana.
Los soportes se fijan generalmente mediante tacos de plástico expansibles o bien empotrando un taco de albañil (de madera en forma troncopiramidal). La fijación directa se realiza presentando el carril y marcando los agujeros en los tacos; antes se habrá procedido a nivelar la guía con un nivel de burbuja.
Los dos soportes exteriores conviene situarlos a 50 mm de los extremos y reforzarlos con soportes intermedios regularmente espaciados. Se mantienen provisionalmente los soportes en su posición para poder marcar los emplazamientos de los tirafondos de retención y luego se realizan los agujeros.
Conviene tener en cuenta que si los tirafondos suministrados junto con el equipo son algo cortos y la cortina es pesada, será necesario sustituirlos por otros más largos con el fin de evitar que el peso total arranque el carril de la pared. Los tirafondos deben ser largos para que puedan atravesar el escayolado y penetrar en los ladrillos unos 40 mm.
La colocación de un carril sobre un taco de albañil fijado en la pared presenta la ventaja de proyectar la cortina hacia adelante sin necesidad de añadir grandes escuadras de suspensión. Por otra parte, facilita la comprobación de la horizontalidad del carril, aplicando la parte inferior de la tabla contra la parte superior del marco de la ventana. El taco debe medir 50 mm menos que el carril, tener 25 mm de grosor y de 50 a 75 mm de ancho. Se fija con tirafondos de cabeza fresada de 8 x 60.
Se empieza taladrando todos los agujeros a intervalos regulares a lo largo de la tabla. Los primeros tirafondos deben estar a 75 mm de los extremos y los otros separados unos 60 mm si las cortinas son gruesas y 80 mm si son livianas.
Se mantiene el taco sobre la pared alineando su borde inferior contra el marco de la ventana. Se marca el emplazamiento de los tirafondos y se hacen los agujeros. Se fijan los soportes sobre el taco comprobando su alineación y luego se fija la tabla en la pared.
A veces la pared situada encima de la ventana está reforzada con un dintel; en este caso será difícil taladrar la obra, aunque se disponga de una broca especial para material pétreo. Esto se soluciona con una taladradora con percutor. A veces puede ser suficiente una cola de contacto (siempre que las cortinas sean ligeras y que la pared no esté forrada).
Si falta espacio encima de la ventana, se podrá fijar el carril en el techo. Los soportes se pueden situar en el ángulo formado por el techo y la pared o a igual distancia del techo si se desea separar las cortinas del antepecho de la ventana. Los tirafondos deben atravesar el yeso y penetrar en las vigas o en las piezas de madera fijadas entre las vigas.

Categoría: Bricolaje  | Tags:  | Deja un comentario
Lunes, julio 30th, 2012 | Author:

Elección del carril.
Los carriles para cortinas se presentan en longitudes estándar, y suelen estar provistos de elementos de suspensión y de ganchos en los extremos para facilitar la retención de las cortinas. Suelen acompañar al equipo un par de patas o escuadras de fijación con sus correspondientes tornillos, pero a veces será necesario adquirir unas escuadras suplementarias si las cortinas son muy pesadas o si el carril es muy largo.
La longitud del carril necesario depende de la anchura que se desee cubrir frente a la ventana. Lo más corriente es fijar el carril sobre el travesaño de la ventana, en el mismo marco o bien en el muro. Si se desea que las cortinas puedan quedar completamente corridas hacia los lados de modo que no impidan el paso de la luz exterior, convendrá que el carril sobresalga unos 200 mm por cada lado de los montantes del marco.
Si el espacio existente encima de la ventana resulta muy estrecho para fijar cómodamente el carril, se puede suspender éste del techo. Algunos tipos de carriles requieren para ello elementos de fijación especiales; en este caso conviene advertir al proveedor en el momento de la adquisición. Se deben tomar las mismas precauciones para suspender cortinas del techo o para colocar una barra en un entrante de la ventana.
Si se desea que el carril se halle separado de la pared de modo que las cortinas también lo estén, se empleará alguno de los modelos de carriles provistos de escuadras graduables a este efecto. Estas últimas servirán si se desea fijar el carril a un taco (v. más adelante). Una vez determinado el emplazamiento del carril, se toma la medida. A veces el mismo proveedor suele cortar los elementos a medida. Pero de no ser así, se compra la medida estándar superior a la longitud deseada y se corta.
Para colocar una cortina del tipo barra redonda no hay que olvidar el grosor de los casquillos en los que se alojan los extremos de la barra, dejando el margen necesario para su introducción y retención. Si se adquieren separadamente los soportes (en escuadra, en forma de gozne o en anilla) será conveniente conjugarlos con el estilo de la barra.

Categoría: Bricolaje  | Tags:  | Deja un comentario
Domingo, julio 29th, 2012 | Author:

Cordón de corrido.
La colocación de un cordón para correr la cortina permite desplazar esta última más regularmente que mediante una acción manual y al mismo tiempo prolonga la vida de la tela, ya que no es necesario tirar de sus bordes.
La mayoría de carriles rectos y redondos ranurados suelen venir provistos de un cordón de corrido; otros tipos de carril caros suelen venir ya montados. Por otra parte, se puede adquirir un “kit” con el equipo necesario: cordón, poleíllas, ganchos de suspensión, todo acompañado con un plan de montaje.

Categoría: Bricolaje  | Tags:  | Deja un comentario
Miércoles, julio 25th, 2012 | Author:

Colocación de las cortinas.

A la hora de elegir un carril para las cortinas deben tenerse en cuenta, además del gusto personal, otras consideraciones de tipo práctico.
Los carriles en los que los elementos de suspensión quedan a la vista son funcionales pero poco elegantes, lo que obliga generalmente a disimularlos tras los frisos o los volantes. Aunque han sido muy utilizados durante años, están siendo desplazados por otros carriles modernos cuyos elementos de suspensión y cordón de corrido disimulados en una ranura de la parte superior.

Diferentes sistemas de guías y carriles.
La elección de un carril para cortinas dependerá en gran manera de la forma de la ventana o balcón y del lugar en que deba realizarse la fijación. Una ventana plana puede estar equipada con cualquier tipo de carril. Una galería acristalada compuesta de varias secciones formando ángulos diversos puede requerir una guía recta para cada elemento de la ventana.
Otra solución mejor consiste en comprar un carril de plástico, cuya flexibilidad permite adaptarlo a las formas deseadas. Sólo habrá que conservar cierta suavidad en las curvas para garantizar un movimiento regular a la cortina.
Este tipo de carril es ligero pero muy resistente, por lo que puede soportar cortinas gruesas. Sin embargo, para una tela interior muy gruesa j pecada se puede necesitar un carril especial encargado a medida, lo que encarecerá su precio.
Si se prefiere que el carril quede escondido, se puede colocar enfrente un friso o un volante: en este caso bastará adquirir una sola guía estándar, que no resultará cara: ésta podrá ser de metal o de plástico en forma de I. Estos carriles de metal desnudo se encuentran en algunas decoraciones antiguas y presentan el inconveniente de que acumulan mucho polvo, hasta el punto de que pueden atascar los elementos de suspensión y corrido de las cortinas.
Los carriles recubiertos con plástico tienen la ventaja de que no se alteran con la humedad y sus elementos de suspensión son de una sola pieza, lo que les permite deslizarse más regular y silenciosamente que otros sistemas a base de ruedecillas y ganchos. Si se desea colocar un friso, se pueden usar ganchos de nailon adaptados a las patas de fijación de la cortina. Dichos ganchos van encima de la cortina y soportan un carril en el que queda suspendido el friso.
Si se desea montar dos cortinas en un monorraíl en forma de I de modo que se entrecrucen en el centro, se necesitarán unos dispositivos especiales de encabalgado, situados cada uno de ellos en los extremos centrales de la cortina. Esta precaución es innecesaria para la mayoría de carriles de tipo estándar, puesto que el primer gancho va ya incorporado a una pletina acodada que facilita el encabalgado hasta una longitud de 12 a 20 cm para cada cortina.
Para suspender cortinas en una ventana con un entrante en el paramento, como puede ocurrir en un cuarto de baño o en una cocina, se puede usar un carril a base de resorte adaptado por presión en ambos extremos a las dimensiones exactas existentes entre las paredes. Este tipo de carril resulta muy práctico en instalaciones temporales, pues luego se puede aprovechar para otras ocasiones.

Categoría: Bricolaje  | Tags:  | Deja un comentario
Viernes, junio 29th, 2012 | Author:

Vista interior de un armario: el sistema constructivo permite la distribución que mejor se adapte a las diferentes necesidades. Al plantear la subdivisión hay que tener presente la estabilidad del mueble y el grosor de los anaqueles.

Jueves, junio 28th, 2012 | Author:

Un calendario que no envejece.

Los calendarios sólo duran un año, lo cual no ocurre con este modelo. Siempre funciona y ha sido construido con contrachapeado, tirafondos y un simple timbre de bicicleta.

Este calendario «eterno» lo puede construir cualquiera, aunque sea poco experto. Las herramientas necesarias son una sierra de marquetería, una lima triangular, una barrena para madera y papel de lija (del núm. 120). De la fotografía de la página siguiente -modelo en tamaño natural- se tomarán los contornos de la placa base, de su adorno y de la ventanilla del mes, así como del círculo dentado con sus detalles decorativos.
Trasládense los contornos sobre la madera contracha-peada (véase la lista de piezas) y recórtense la placa base y la esfera. Las muescas de los días se limarán. Púlanse los cantos con papel de lija.
La saeta indicadora de la fecha (pintada de rojo) consiste en dos placas de contrachapeado encoladas entre sí con un grosor total de 8 mm. Las siete etiquetas de los días se han aserrado también en contrachapeado de 8 mm. En la esquina derecha superior de la placa base se cala la ventanilla en la que aparecen los meses. El nombre de los meses se escribe sobre cartulina blanca, que se coloca tras la ventanilla. Para retener la cartulina se arranca de la parte posterior de la placa base un trozo de chapa de una sola capa y de la misma anchura que la ventanilla (véase la foto) y se superponen por detrás dos listones de contrachapeado.
Como eje para el círculo se utiliza un tornillo de cabeza redonda de 26 mm de longitud y 3 mm de diámetro (véase el esquema), atornillado a través de la esfera a la placa base y cortado en su punta.
La esfera gira entre 2 arandelas. Como tensor se utiliza un muelle, que puede proceder de un bolígrafo gastado.
El timbre del calendario es de una bicicleta, del cual se ha desmontado la parte inferior. El timbre se fija a la placa de madera de modo que la leva del badajo engrane con el dentado y dé golpes al timbre al girar la esfera cuando se ajusta la posición del calendario (véase foto).
Las cifras de la esfera se dibujan sobre etiquetas circulares autoadhesivas. Las plaquitas en las que se inscribe el día se cuelgan por medio del gancho existente en el canto inferior de la placa base. Para colorear se han utilizado colorantes de caseína y barniz transparente, aplicados con una paletina mediana.

Categoría: Bricolaje  | Tags:  | Deja un comentario
Miércoles, junio 06th, 2012 | Author:

Lista de materiales.
1 placa de aglomerado, 10 mm grosor, de 122 x 125cm. Trozos de espejo suficientes para confeccionar 12 hexágonos; longitud de los lados, 15 cm. 12 plaquitas de madera de pino de 16mm, 19 x 15cm. 2 portalámparas. 2 bombillas de 40 vatios, mates, con azogado interior. El cable necesario. 12 tirafondos de 3,5 x 30 mm. 1 placa de cristal de 6 mm,.de 16,2 x 19cm.

El plano de la construcción deberá trasladarse al tablero por medio de una regla de dibujo y una escuadra de 60°.
Un simple listón de madera clavado podrá servir como guia para la sierra de calar en el aserrado. Córtese la linea por la parte de fuera.
En el centro de los dos hexágonos más distanciados se realiza un agujero, de 38 mm de diámetro, que servirá para aplicar las lámparas.
Las doce plaquitas de pino de 16 mm de grosor y 19 cm de anchura se cortan a 60° en cada lado, dejándolas a 15 centímetros.
Colocar las plaquitas de seis en seis, de modo que el sesgo se abra hacia abajo. Después se retienen las juntas con cinta adhesiva.
Se da la vuelta a las seis plaquitas enganchadas ya con la cinta adhesiva y se les aplica cola en los cantos. A continuación se formarán los hexágonos.
Las juntas entre los cristales hexagonales se rellenarán con silicona del tipo empleado para carroceros, opaca y de un color gris negro, que dará la apariencia de un emplomado.
Los trozos de espejo se cortarán a medida mediante un diamante o rutina. Como plantilla se debe usar un hexágono de aglomerado. Los agujeros para las lámparas es mejor encargarlos al vidriero.
Primero hay que pintar los cantos externos y el espacio entre espejos con laca negra. Una vez realizada esta operación, se procede a retener los espejos por medio de tira adhesiva a dos caras.
El mueble consiste en doce espejos hexagonales y dos cajones también hexagonales. Entre los espejos median 5 mm de junta y los bordes son igualmente de 5 mm. La longitud del lado de los hexágonos es de 15 cm.
Los cajones se fijan con tirafondos por la parte posterior. Entre ellos hay un estante de cistal. El sostén de los portalámparas es una placa de aluminio taladrada según el diámetro de éstos.

Categoría: Bricolaje  | Tags:  | Un Comentario
Martes, junio 05th, 2012 | Author:

Trozos de espejo, procedentes de desecho, pueden adquirirse en cualquier vidriería y convertirse en un bonito adorno para el hogar. Un tablero de aglomerado (pintado previamente con una laca de secado rápido) de 10 mm de grosor constituye la base sobre la que los espejos hexagonales, cortados a medida, se pegarán con tira de gran adherencia: 3-M Scotch, Tesa o cualquier otro producto de características similares que ofrezca garantía de calidad.
Se preparan unas tablas de pino de 16 mm de grosor y 19 cm de anchura y acto seguido se cortan con la sierra circular 12 tablitas de 15 cm de longitud, con un corte en bisel de 60° en ambos lados.
A continuación se cogen seis y seis tablitas y se encolan por los cantos, con el fin de obtener dos elementos hexagonales del mismo tamaño que los espejitos.
Ambos cajones se fijan por atrás mediante tirafondos. Entre los dos cajones se coloca una placa de cristal o un espejo (0,6 x 16,2x 19 cm) de modo que se apoye lateralmente sobre cada uno de ellos. Para que este cristal no pueda caer se embadurnan los cantos con caucho de silicona incoloro, que se adhiere a ambos materiales.
En los dos espejos hexagonales más distanciados se monta el sistema de iluminación. Los agujeros necesarios para ello, de 38 mm de diámetro, es preferible encargarlos al vidriero. Dos bombillas mates y azogadas interiormente, de 40 vatios, con sus correspondientes portalámparas, procurarán luz suficiente sin deslumbramiento.
Como refuerzo del portalámparas se intercalará una placa de aluminio de 4 mm de grosor, de 10 x 10 cm, que se taladrará y tendrá el mismo diámetro que el portalámparas, para encolarse detrás de la placa base. Luego se enroscarán las dos piezas del portalámparas y se tendrá una iluminación perfecta.

Categoría: Bricolaje  | Tags:  | Deja un comentario
Viernes, junio 01st, 2012 | Author:

Elaboración de una mezcla de óxido para colorar barbotina o engobe.

Deslíase una cucharadita del óxido apropiado (menor cantidad si se trata de óxidos fuertes de cobre o cobalto) en media taza de agua. Añádanse dos cucharaditas de barbotina blanca y mézclese totalmente.
El fluido resultante de la mezcla es ideal para pintar motivos decorativos en arcillas que hayan adoptado el estado de “cuero duro”. Consúltese la exposición de la página 92 si se desean algunas sugerencias en cuanto al modo de aplicar dicha mezcla.

Miércoles, mayo 30th, 2012 | Author:

Elaboración de una mezcla de óxido para decorar un esmalte no cocido, decoración llamada sobre cubierta.

Deslíase una cucharadita de óxido (menos, si son óxidos de cobre o cobalto) en media taza de agua. Añádanse dos cucharaditas del barniz previamente utilizado en la pieza y mézclese completamente.
Efectúense con todo cuidado los diversos motivos decorativos en la vasija tan pronto como se haya barnizado y antes de cocerla.
Si ya de antemano se pretende decorar la superficie barnizada, es preferible añadir un poco de goma al esmalte antes de utilizarlo. Ello lo reforzará y lo hará más resistente a las pinceladas que recibirá al ser decorado.