Archivo para la Categoría » Madera «

Martes, mayo 22nd, 2012 | Author:

Las fijaciones superpuestas no requieren cajeados ni taladrados para ser usados en la unión de dos piezas. Cada una de las dos piezas básicas de la fijación se retiene por simple atornillado de tirafondos. Son una clase de fijaciones de colocación muy fácil por la persona menos experta, si bien carecen de la firmeza que proporcionan las otras. Obsérvese que la mayor parte de ellas se basan en la aplicación del principio del tornillo de cabeza romana.

Categoría: Madera  | Tags:  | Deja un comentario
Jueves, mayo 17th, 2012 | Author:

Tirafondo especialmente estudiado para ser utilizado como fijación directa por simple roscado de las espiras. Conviene haber realizado un taladrado previo, cuyo grosor corresponderá al núcleo interior del tornillo, es decir, descontada la anchura de las espiras. La cabeza tiene hendidura cruciforme (Phillips) y puede cubrirse con tapón de plástico.

Categoría: Madera  | Tags:  | Deja un comentario
Miércoles, mayo 16th, 2012 | Author:

He aquí un tipo de fijaciones especiales en que la unión entre las piezas no se obtiene por compresión, sino simplemente por penetración y ajuste de unos elementos que encajan perfectamente entre si. En realidad, se utilizan sólo para uniones entre piezas de bastante peso y en las que interviene la fuerza de la gravedad para consolidar la unión de encajado. A la izquierda y en el centro, elementos empleados para unir travesaños de cama con su cabezal y pie. A la derecha, elementos para que descansen anaqueles o tableros por sus extremos. Todas estas fijaciones van directamente atornilladas a las piezas que unen y en algunos casos requieren un labrado en forma de rebajo.

Categoría: Madera  | Tags:  | Deja un comentario
Martes, mayo 15th, 2012 | Author:

Diferentes versiones de tornillos con cabeza cruciforme (atornillados en dirección axial o bien normal al eje -como el tornillo de cabeza romana-): tornillos de cabeza Allen (con alojamiento hexagonal) y de ranura simple, con hembras empotrables por roscado, y tornillo con dos cabezas ciegas.

Lunes, mayo 14th, 2012 | Author:

Los tornillos más antiguos se emplearon como fijaciones de partes de mueble que tenían que ser desmontadas eventualmente: a la izquierda, tornillo de cabeza negra, y al pie de la foto, la llave que se empleaba para su roscado desde fuera del mueble. En el centro y a la derecha, dos tornillos de cabeza de muerto (en cierta manera, recuerda una calavera cuando se mira sesgadamente), uno con hembra roscada para ser empotrada y otro de forma más moderna, pero más tradicional, con su hembra cuadrada.

Jueves, mayo 10th, 2012 | Author:

Los listones se cortan a la medida adecuada. Antes convendrá hacerse un croquis a tamaño natural o a escala reducida para determinar dichas medidas en función de las dimensiones de lo que se va a enmarcar. Estas dimensiones corresponderán, con un ligero margen de huelgo, al interior del rectángulo que formarán los listones de menor anchura.

Una vez aserrados los listones a las medidas convenientes se van encolando paulatinamente unos contra otros, alineados simplemente a testa. El apretador para encolados en ángulo será de gran ayuda para realizar un escuadrado perfecto. Hay que dejar que la cola seque por completo antes de proceder al encolado sucesivo.

Obtenido el marco exterior con los listones de mayor anchura, se procede a la superposición de los listones que forman el galce, cuya anchura es inferior a la de los primeros. Estos listones se colocan enrasados con el marco exterior para permitir la formación del galce. Como los listones más anchos solapan a contraveta, aunque sólo sea parcialmente, se obtiene asi un refuerzo estructural de la construcción.

Si los cortes han sido correctos y también el encolado, serán muy pocas las enmiendas a efectuar en las soluciones de continuidad o juntas de encolado a tope. No obstante, bueno será disponer de una masilla de madera para tapar las rendijas que hubiesen quedado. Una vez seca la masilla se lija bien, evitando rayar el veteado.

Confeccionado el marco, ya sólo falta preparar su relleno. En el interior del marco invertido deberán ir colocados, por orden sucesivo: el cristal previamente cortado a medida, la foto y una cartulina para retenerla perfectamente plana contra el cristal. Si se quiere lograr un mejor acabado cabe el recurso de forrar finalmente el marco por el revés con un filme autoadhesivo.

Ha llegado el momento de retener cristal, foto y cartulina en el marco. Esto se logra clavando unas puntas cónicas en el marco por la parte de atrás. Hay que proceder con sumo cuidado para no romper el cristal. Para ello, las puntas se apoyarán contra la cartulina y se irán golpeando con el martillo, descansando éste ligeramente sobre la superficie plana.

Para colgar el marco bastará incorporarle una anillita con plaquita; para mantenerlo de pie se le añaden unos triángulos de madera aserrados en diagonal.

El marco ya terminado y complementado con la foto para la que ha sido concebido. En este caso se ha colgada de la pared y acabado en madera natural contrasta con el fondo de aquélla de un tono algo más oscuro. Inversamente, sobre una pared blanca o de tono más claro hubiera podido convenir teñir o mordentar la madera para ofrecer también un contraste contra el fondo. Todo ello estará en función del grabado, foto o pintura que se haya enmarcado.

Miércoles, mayo 09th, 2012 | Author:

Es evidente que si se utilizan molduras con perfiles en relieve más o menos complicados la mejor fórmula de ensamblarlas es por medio de cortes a inglete de 45°.
Ahora bien, una fotografía, un grabado, una pintura misma, no tienen por qué estar orladas por un marco moldurado o tallado y policromado. Es más, la riqueza ornamental del marco que encuadra algunas imágenes puede restar importancia a lo que precisamente se trata de realzar. Un marco exuberante puede incluso anular lo que encuadra. En cambio, un marco liso, de madera de buena calidad, ya sea en su color natural o ligeramente mordentado o con otros detalles de acabado. se comporta de manera neutra y logra, por simple contraste y recortado, que la imagen que ofrece en su interior sea apreciada como es debido. La solución que aquí se ofrece tiene la doble ventaja de que no es necesario trabajar con la meticulosidad de aserrado a que obliga el corte sesgado de 45= y de que la pieza final obtenida tiene gran estabilidad dimensional, pues prácticamente, al superponer por encolado los listones, se logra compensar el trabajo de la madera. Otra ventaja es la de que, al utilizar dos listones de diferente anchura, se forma un galce. en el cual se podrá alojar cuanto se tenga que enmarcar.
En la construcción sugerida se utiliza cola blanca corriente, la cual es suficiente para conseguir un buen resultado si se procede al respectivo apretado posterior de cada encolado sucesivo. Esta medida de seguridad de apriete puede presentar cierta premiosidad en la consecución del marco, pues debe atenderse a que seque la cola en cada fase de trabajo. Por ello recomendaríamos a los que «tengan prisa» en ver el marco acabado que utilicen adhesivo de dos componentes (epóxido) de «secado rápido». Con ello no sólo ganarán tiempo, sino mayor adhesión de las piezas que se encolan. Ello repercutirá en un precio algo más elevado.
En nuestro caso hemos utilizado una caja de ingletes para realizar los cortes de los listones, aunque no es indispensable. Éstos se pueden aserrar perfectamente en ángulo recto, sin recurrir a aquel valioso elemento auxiliar. El que carezca de una caja de ingletes podrá aserrar correctamente si usa un cartabón metálico fijado al listón por una cárcel. El canto metálico del propio cartabón servirá de guía donde apoyar la hoja de la sierra. No olvidar de intercalar entre las mordazas de la cárcel y la otra cara del listón un tarugo o placa que evite dañarlo. Asimismo es importante valerse de un serrucho de costilla de dientes finos para conseguir un corte lo mejor posible. Si el tarugo o trozo de madera que se intercala entre el dorso del listón y la mordaza de la cárcel rebasa la línea de corte, tanto mejor, pues de esta manera se eliminarán los astillados originados por la salida de la herramienta al atravesar el material.
En cambio, es casi indispensable el accesorio de apretado para la unión en ángulo de los elementos del marco. Si bien cabe hacerse una especie de molde de madera  para  efectuar los cierta premiosidad en la consecución del marco, pues debe atenderse a que seque la cola en cada fase de trabajo. Por ello recomendaríamos a los que «tengan prisa» en ver el marco acabado que utilicen adhesivo de dos componentes (epó-xido) de «secado rápido». Con ello no sólo ganarán tiempo, sino mayor adhesión de las piezas que se encolan. Ello repercutirá en un precio algo más elevado.
En nuestro caso hemos utilizado una caja de ingletes para realizar los cortes de los listones, aunque no es indispensable. Éstos se pueden aserrar perfectamente en ángulo recto, sin recurrir a aquel valioso elemento auxiliar. El que carezca de una caja de ingletes podrá aserrar correctamente si usa un cartabón metálico fijado al listón por una cárcel. El canto metálico del propio cartabón servirá de guía donde apoyar la hoja de la sierra. No olvidar de intercalar entre las mordazas de la cárcel y la otra cara del listón un tarugo o placa que evite dañarlo. Asimismo es importante valerse de un serrucho de costilla de dientes finos para conseguir un corte lo mejor posible. Si el tarugo o trozo de madera que se intercala entre el dorso del listón y la mordaza de la cárcel rebasa la línea de corte, tanto mejor, pues de esta manera se eliminarán los astillados originados por la salida de la herramienta al atravesar el material.
En cambio, es casi indispensable el accesorio de apretado para la unión en ángulo de los elementos del marco. Si bien cabe hacerse una especie de molde de madera  para  efectuar los

Lunes, mayo 07th, 2012 | Author:

La necesidad obliga a avivar el ingenio. Un ejemplo de ello son estas dos mesas de trabajo, que no crearán problemas al que dispone de poco espacio en la vivienda. A tal fin han sido concebidas las patas plegables y también los soportes sueltos y firmes.
La manera de realizar ambas construcciones se deduce fácilmente por las ilustraciones y sus correspondientes comentarios.
La mesa montada sobre asnillas es particularmente interesante. Hay que considerar que las propias asnillas pueden ofrecer otras posibilidades que las de soportar el tablero de trabajo: por ejemplo, para labores de construcción y reparación en la casa y poder montar un andamio. El material esencial es madera escuadrada de sección 6×4 cm, ya cepillada y que puede adquirirse fácilmente en muchos establecimientos. El tablero se realiza con aglomerado de 13 mm de grosor, regruesado en todos sus lados con un listón cortado a inglete de 4,5 x 1 cm de sección.
Para la otra mesa se ha utilizado, a guisa de tablero, una puerta prefabricada de 3,9 cm de grosor. Pueden encontrarse con las mismas dimensiones estándar (200 x 100 cm) otros grosores que difieran en pocos milímetros. Las patas que aguantan este tablero son de pino carente de nudos (maderos de 8 \ 3,8 cm de sección). Las trabas diagonales deben tensar muy bien las patas cuando la mesa esté desplegada, pues ésta perderá su estabilidad si en este punto central hay cierto huelgo.
El acabado de ambas mesas puede hacerse a base de barnizado o lacado.

Categoría: Madera  | Tags:  | Deja un comentario
Lunes, abril 16th, 2012 | Author:

1. Si la madera había sido ya pintada,, se lija para eliminar su brillo y asegurar una buena adherencia de la nueva pintura.
2. Se frota la superficie lijada con un trapo empapado con disolvente para hacer desaparecer los restos que pudieran quedar de polvo y grasa.
3. Se elimina la pintura desportillada, avejigada o agrietada con una rasqueta, sobre todo cerca de las manijas y tiradores de puertas y ventanas.
4. La pintura se agrieta alrededor de los junquillos de los cristales de las ventanas y de las puertas. Se rascará con cuidado antes de pintar.
5. El aparejo se aplica con el pincel en los sitios donde la superficie presenta irregularidades y en los lugares donde se ha arrancado la pintura.
6. Se igualan las irregularidades existentes en la madera con una masilla celulósica, de modo que toda la superficie quede enrasada.
7. Se lija la superficie enmasillada con papel abrasivo cuando haya secado y a continuación se aplica una nueva capa de aparejo.
8. Se aplica a la lamparilla de soldar una boquilla que ensanche la acción de la llama y cubra una gran superficie. El trabajo será más fácil.
9. Se empleará un rascador especial para decapar las molduras. Éste se orienta de manera que los restos que se arranquen no caigan sobre las manos.
10. Para evitar que se vean las pinceladas se peinará ligeramente procediendo siempre de abajo hacia arriba.
11. Las molduras de una puerta se pintan con un pincel de 12 mm. Se aplica la pintura poco a poco y en pequeñas cantidades para que no escurra.
12. Para pintar paneles se utiliza una paletina ancha y se empieza a cubrir partiendo de los bordes hacia el centro del panel.
13. Si a pesar de la pantallita cae la pintura sobre el cristal, se aguardará a que seque del todo antes de arrancarla.

Sábado, abril 14th, 2012 | Author:

Decoración de las puertas.
La mayoría de la gente suele elegir para pintar las puertas un tono liso, generalmente de color neutro e incluso, hay que convenir en ello, triste. Pero recurriendo al juego de colores y formas se puede recuperar la alegría y la originalidad, no solamente sobre las puertas sino también en todo un interior. ¿Por qué no se pueden pintar paneles, molduras y marcos con colores diferentes, o dibujar un motivo que se puede prolongar sobre las paredes adyacentes? Las posibilidades son numerosas: basta dejar campo libre a la imaginación. Para conseguir un acabado Impecable se puede recurrir al papel adhesivo y para lograr una unidad en el conjunto se procurará que el dibujo armonice en sus colores y formas con los elementos de la decoración que se hallan próximos. Se pueden pintar también los zócalos, eligiendo para ello un color que esté en armonía con el de las puertas.