Tag-Archivo para » abocardado de tubos «

Lunes, marzo 26th, 2012 | Author:

Abocardado
Se pueden empalmar dos tubos de la misma manera que los manguitos postizos si se logra hacer un ensanchamiento o abocardado en el extremo de uno de ellos que permita introducir el otro tubo en su seno de manera cabal. Después de esta operación se pueden soldar los dos tubos por capilaridad. Esto se puede realizar con tubos de 16 mm como mínimo y de 28 mm como máximo. Con el abocardado se logran empalmes muy limpios por un precio muy barato y en un tiempo relativamente corto. Además del material necesario para una soldadura blanda se tendrá que disponer de una barreta para abocardar, cuyo diámetro deberá corresponder al de los tubos, y un martillo. También puede utilizarse un abocardador de percusión en lugar del de ensanche diametral.
Conviene seguir siempre las instrucciones del fabricante para la utilización de estos utensilios.
En el caso de que no se haya practicado anteriormente esta operación es aconsejable realizar antes un aprendizaje con tubos de deshecho. Es indispensable algo de veteranía en este trabajo para no ensanchar demasiado el conducto que recibe al otro (el diámetro interno del que cubre debe ser exactamente igual que el exterior del cubierto). Hay que evitar también que el que se abocarda ceda al hundir la barreta mediante percusión. Una manera de evitar que esto suceda consiste en recocer el extremo del tubo antes de practicar el abocardado. Algunas fendas ligeras en la superficie no ofrecerán problema siempre y cuando no se quiera eliminar la soldadura que asome a través de ellas. Las superficies a soldar se untan con fundente y se enmangan los dos tubos (no tiene que haber juego entre ellos) y se enjuga el flux sobrante.
Se calienta la parte abocardada hasta que el flux empiece a evaporizarse y el hilo de soldadura funda en contacto con el material. A continuación se procede como si se tratase de soldar un manguito postizo por capilaridad. Se deja que se enfríe antes de comprobar la solidez de la unión y eliminar los residuos corrosivos del fundente siempre que se haya utilizado uno con base acida.