Tag-Archivo para » seguridad para soldar «

Miércoles, marzo 21st, 2012 | Author:

Precauciones en el uso
Se debe evitar en lo posible trabajar en lugares cerrados y de difícil acceso. Solamente con ello se simplificará enormemente el trabajo. Por lo tanto, si las piezas que hay que empalmar son des montables, o si aún no han sido colocadas en su sitio, se fijarán firmemente en un tornillo de banco o en una mesa. Si se prefiere fijar el soplete en lugar de los elementos de tubo será preciso usar guantes especiales para no quemarse mientras se sujetan los tubos. No hay que olvidar que el cobre es un excelente conductor del calor y por lo tanto conviene que estos guantes tengan mucha resistencia al mismo. Los guantes de caucho o de resinas sintéticas, por ejemplo, no son adecuados, ya que se reblandecerían y fundirían adhiriéndose a la piel, ocasionando graves quemaduras. Los guantes protegerán asimismo de la llama, que no siempre es visible en toda su longitud.
No se debe dirigir nunca la llama hacia sí y, a menos que el soplete de que se disponga esté equipado con un dispositivo de protección especial que resbale o se pueda situar tras la llama, se aislarán los materiales inflamables con una placa de amianto, un trozo de fibrocemento o una baldosa cerámica, evitando asi un riesgo de incendio. Finalmente, se graduará la llama de manera que se con centre todo lo posible.
He aquí cómo hay que proceder: Se empieza calentando progresivamente y de manera uniforme el lugar donde deberá realizarse el empalme (o la parte de tubo que hay que curvar) de modo que toda la superficie se caliente con el extremo de la llama; luego se acerca ésta al sitio preciso que hay que soldar o curvar. Se continúa calentando hasta que el metal alcance la temperatura de fusión de la soldadura (o hasta que empiece a enrojecer).