Miércoles, abril 13th, 2011 | Author:

Un práctico altillo.
La solución de esta ficha tiene dos ventajas: ofrece mucho espacio para guardar cosas embarazosas y, hallándose disimulado a la vista, no altera la fisonomía del local; es más, en algunos casos la corrige visualmente. Es un trabajo sencillo, pero conviene recordar que el falso techo debe tener una altura mínima de 2,5 m. En tanto que estante, deberá soportar un peso importante, por lo que será mejor utilizar tablillas bastante anchas y robustas a modo de travesanos o viguetas: tres listones de 150 x 25 mm de madera cepillada, fijados a las paredes, y un cuarto elemento que se encaja en unas ranuras adecuadas. Unos listones más estrechos (atornillados a esta especie de bastidor general, en el que también habrá un travesano para mayor seguridad) hacen de soporte al plano superior, constituido por un tablero contrachapeado, en tanto que el inferior es un panel de cartón-yeso o de fibra.
Categoría: Altillos
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in