Martes, marzo 27th, 2012 | Author:

Los tubos de acero inoxidable.
No es frecuente realizar una instalación de fontanería con tubos de acero inoxidable, ya que este material es bastante caro. Lo más normal es que este material se utilice conjuntamente con el cobre.
El tubo de acero inoxidable existe en varios tamaños estándar que corresponden a los de la tubería doméstica y se corta, se prepara y se empalma igual que el tubo de cobre.
Sin embargo, hay que señalar una gran diferencia: para la realización de empalmes por capilaridad es preciso emplear un flux especial a base de ácido fosfórico, que es el único capaz de contrarrestar los óxidos muy corrosivos que se forman sobre el acero inoxidable. Estos fundentes o flux se venden en forma de pasta y se aplican con un pincel o espátula que estén muy limpios. Solamente actúan cuando se elevan a una temperatura muy alta y sólo atacan el acero inoxidable cuando éste se halla frío. Se calienta el accesorio en lugar del tubo, ya que el acero inoxidable es muy mal conductor del calor.

Categoría: Soldar cobre
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Deja un comentario » Log in